¿Qué es la Kinesiología?

La kinesiología es la exploración del movimiento humano que integra tres disciplinas: anatomía musculoesqueletal (forma), fisiología neuromuscular (función), y biomecánicas. La kinesiología es el área donde esas tres disciplinas intersecan (figura 1). Tener una buena base en esas ciencias clínicas que se relacionan con tratamientos de tejido blando son un punto excelente para comenzar. Por defecto, entender los principios de kinesiología da un mejor entendimiento de la estructura humana y sus funciones.

Forma

Tu educación básica comienza cuando se adquiere una base en la anatomía muscular. Los terapistas de tejido blando deberían de saber dónde están las estructuras a tratar que se encuentran por debajo de la piel. Los que trabajen con algún tipo de dolor o lesiones tienen que conocer los tejidos a tratar para poder tener una idea que función cumplen para trabajar los problemas del cliente.

El conocimiento médico necesario para un tratamiento terapéutico no se detiene con el nombre de los músculos o en donde los músculos comienzan y terminan. En realidad, no debería de terminar con los músculos en lo absoluto, tiene que seguir a los ligamentos, a los tendones, a los nervios y a la fascia -los otros tejidos blandos que usualmente necesitan ser atendidos por varias condiciones. El tejido muscular es el tejido más común a tratar por especialistas del tejido blando, sin embargo, no es el único tejido blando capaz de ocasionar dolor a un paciente. Si no estás consciente de los otros tejidos blandos que producen dolor, entonces perderás características importantes de la condición del paciente.

Función

Mientras que la anatomía es el estudio de la estructura, la fisiología es el estudio de las funciones. El segundo elemento de la kinesiología es la función de los tejidos del sistema locomotor, más específico, la conexión neuromuscular. El movimiento ocurre debido a los impulsos neurológicos enviados a los músculos, causando contracciones. Cuando hay irregularidades con la actividad o control neuromuscular, alteraciones en el movimiento y hasta dolor pueden aparecer en consecuencia.

Los tratamientos de masaje incorporan el entendimiento de la fisiología neuromuscular de manera frecuente, aun cuando no lo parezca o no estés consciente de ello. Considera la manera en la que los estiramientos PNF toman ventaja de los principios del control neuromuscular, como la relajación postisométrica. Otros métodos como el estiramiento aislado activo raramente usan posiciones específicas para no iniciar un reflejo neuromuscular. El cliente que tiene una disfunción postural y fuertes puntos de activación es tratado con técnicas basadas en los principios para desactivar y neutralizar dichos puntos de disfunción.

Biomecanicas

La biomecánica es el tercer punto clínico de intersección sobre la ciencia de la kinesiología. Es el estudio de la estructura y función de los sistemas biológicos mediante la física mecánica, básicamente, es el estudio de las fuerzas físicas. A veces se confunde con las mecánicas del cuerpo. Ejecutar un análisis biomecánico requiere de un entendimiento de la anatomía y de fisiología.

Para determinar como una estructura puede responder a diversas fuerzas mecánicas, primero se debe estar familiarizado con las características fisiológicas en respuesta con el estrés mecánico. Evaluar un daño en un tejido blando requiere de fuerzas aplicadas al cuerpo en el momento de la lesión o actividad: la dirección, la velocidad y la intensidad. Mediante este análisis el terapeuta evalúa si las fuerzas fueron lo suficientemente grandes para causar un daño a tejidos específicos para después indicar el tratamiento adecuado.

Existen cinco tipos de fuerzas que pueden ser aplicadas a los tejidos blandos del cuerpo, pero solo dos juegan un papel fundamental en la gran mayoría de las lesiones en los tejidos blandos. Estos cinco tipos de fuerzas son: compresión, tensión, torsión, flexión, y cizallamiento. La mayoría de las lesiones de tejido blando son resultado de un exceso de las fuerzas de compresión, tensión, o una combinación de las dos. La habilidad de identificar el tipo y la magnitud de las diferentes cierzas que actúan sobre el cuerpo es un aspecto clave de la biomecánica, la cual es esencial para la ciencia de la rehabilitación.